miércoles, 9 de noviembre de 2016

Una fuente inagotable de fortaleza y animo




Llegó Noviembre y estamos mas ocupadas, muy ocupadas, y esas muchas ocupaciones nos hacen  dividir la vida en categorías,  muchas tenemos más de un trabajo dentro y fuera de casa, tenemos  pedidos y solicitudes de cosas para hacer,  tareas del hogar, el cuidado de los niños, el esposo y a veces una familia entera que incluye mascotas; y después, tratamos de forjarnos tiempo para actividades «espirituales» como la iglesia, grupos pequeños de mujeres, devocionales personales, y muchas actividades más que nos agotan.

Estos días estoy leyendo los Salmos, y me encanta ver la forma en que David y los demás poetas se las arreglaban para hacer que Dios fuera el eje gravitacional de sus vidas tambien muy ocupadas, de modo que todo se relacionara con Él. Y me desafía a que Él sea también ese eje  gravitacional de mi vida.

Y para ellos, la adoración era una actividad esencial en sus vidas; la adoración no era algo que cumplir ligeramente o de corridas, a fin de poder reasumir las otras actividades o algo que hacían para que otros lo vieran, de ninguna manera, ese tiempo de adoración era realmente genuino y sincero.

Todas nosotras necesitamos experimentar el proceso de permitir que el Señor esté en cada detalle de nuestra vida. Todas necesitamos adorarle, agradecerle y rogar que nos fortalezca para todo cuanto enfrentamos diariamente.

Necesitamos darle a Dios el lugar en nuestra vida que solo Él se merece y creo que eso lo he dicho mil veces ya, y te comento que para mí, los salmos se han convertido en un paso en dicho proceso de reconocer el lugar central que le corresponde a Dios.

Los escritores de los salmos tenían un ansia, un deseo y un hambre del Señor que si los comparo con mis deseos, los míos parecen anémicos y escuálidos.

Ellos anhelaban profundamente a Dios, como lo hace un ciervo exhausto y sediento de agua lee Salmo 42:1-2.
Ellos yacían despiertos durante la noche soñando con «la hermosura de Jehová» Salmos 27:4.

Preferían pasar un día en la presencia del Señor que mil años en otra parte Salmos 84:10.
Pareciera que estos poetas inspirados estaban inscritos en «la escuela de avanzada de la fe y adoración». Una escuela a la que todas deberíamos asistir.

Ha llegado Noviembre y muchas de las metas y propósitos con los que comenzamos el año se han desvanecido, por eso quizá hoy deberías invertir un tiempo con Dios para confortar tu alma, renovar tus pensamientos y permitir que Dios con su bendita Palabra te fortalezca y te renueve.

Se que tienes muchas cosas importantes, urgentes en tu vida, así como yo pero necesitamos más que todas estas cosas la fortaleza de Dios para enfrentar este día en el Señor Ef. 6:10
Por ello mi amada lectora, recuerda que para tener un corazón fortalecido, depende de Cristo y su Palabra en cada instante de tu vida.








1 comentario:

  1. Mi amada Oli, cada uno de tus escritos ministran mi vida, y doy gloria a Dios por ello. Oro que el Señor te siga usando para traer inspiración y vida a todos lo que te leen. Un fuerte abrazo preciosa hermana.

    ResponderEliminar