miércoles, 2 de noviembre de 2016

“Frente a mi incredulidad y la tuya, Dios siempre nos va a asombrar con abundancia”



Seguramente estas viviendo dificultades y la noticia del día es que no eres la única, muchos al rededor del mundo están en las mismas dificultades que tu, o en peores circunstancias, y se nos hace difícil pensar que vamos a salir de esto! 

Muchas veces no creemos que habrá una salida rápida, y dejamos de ver a Dios en medio de lo que vivimos,  y pensar en ello me hizo venir a este pasaje de Marcos 6:32-44

Si leemos todo el capítulo, veremos que Jesús viene de Nazaret, enfrentando la incredulidad de muchos, luego muere Juan el Bautista y finalmente a donde vamos la alimentación de los 5 mil, y alli los discípulos no podían creer lo que Cristo les estaba diciendo en el v37

¿Comprar comida con 200 denarios para tanta gente? 
¿Alimentarlos con tan poco? ¿solo 5 panes y 2 peces?

Ellos no dejaban de ver con lo ojos terrenales, esos mismos ojos que tu y yo tenemos en medio de nuestras dificultades, y me hace pensar mucho en la situación de mi país con la falta de alimentos en millones de hogares,  y carencias económicas, que muchas veces nos trae aflicción, nos ahogan, nos hacen sufrir y no creemos que Dios dará la salida.

Es muy fácil dudar y olvidar la promesa que Cristo me hizo.

 “Si el cuida de las aves cuidará también de mi” Lucas. 12:24; 29-31.

y cuando avanzas en la historia, vemos el milagro manifiesto, no solo supliendo una necesidad vital de alimentos, sino que también sobró para testimonio de que Él seguirá siendo fiel. vr 43

por ello hoy mi amada lectora 

 “Frente  a mi incredulidad y la tuya,  Dios siempre nos va a asombrar con abundancia”



2 comentarios:

  1. Orando en medio de tanta dificultad, pues el único que puede resolver toda circunstancia adversa es Dios, y la paz que necesitamos, mientras dura la espera, El nos la concede en la oración, para alejar la duda y los temores que el enemigo pueda crear do nuestro derredor. Oro para que el amor pràctico no falle y la ayuda corra también en los corazones de los que tienen en abundancia y pueden ayudar a los afligidos bajo estas circunstancias.

    ResponderEliminar
  2. Orando en medio de tanta dificultad, pues el único que puede resolver toda circunstancia adversa es Dios, y la paz que necesitamos, mientras dura la espera, El nos la concede en la oración, para alejar la duda y los temores que el enemigo pueda crear do nuestro derredor. Oro para que el amor pràctico no falle y la ayuda corra también en los corazones de los que tienen en abundancia y pueden ayudar a los afligidos bajo estas circunstancias.

    ResponderEliminar