miércoles, 10 de agosto de 2016

¡Sin Reservas!



Cuando nos hacemos adultas comprendemos cual es el rol que tenemos, la responsabilidad que hemos asumido y la tarea que debemos desempeñar, es igual cuando somos salvas, sabemos que tenemos un deber, porque hemos sido creadas con un propósito, hemos sido salvas con otro, y aunque nos asuste el solo hecho de saberlo, es un desafío a nuestra vida-

Y una de esas misiones es servir a Dios y vivir conforme a su plan perfecto, y eso es solo ¡sin Reservas! y  a través de la obediencia.

Ser obedientes es nada fácil, es una lucha constante conmigo misma, porque somos pecadoras, esa es nuestra naturaleza, así que si no hago un esfuerzo y someto mi voluntad a la de Dios no poder ser obediente y tener victoria sobre mi pecado, por ello Pablo escribió.



Sé que no es fácil, pero en Él y su Palabra podemos encontrar la fuente de ayuda, para alcanzarlo, confiar en que todo lo puedo en Cristo me hace avanzar en mi fe, y enfrentarme a los riesgos necesarios para poder crecer, y dejarme guiar por Él a través de su Palabra, para poder vivir dentro de su plan perfecto de amor y gracia y seguir su voluntad cada día.



Y aunque es nada fácil…

  • Confía en Él señor con todo tu corazón Él jamás se equivoca.
  • Búscalo de todo corazón Él te dejo su guía llena de amor y gracia.
  • Amalo con todo tu ser, tus fuerzas tu voluntad e inteligencia.
  • Síguelo Él jamás te confundirá en su camino.
  • Sírvelo porque solo Él merece tu servicio.
  • Obedécelo porque la bendición de Él es la que enriquece el corazón.

Así que mí amada…

Vive para Él y vive ¡sin reservas!








No hay comentarios:

Publicar un comentario