lunes, 4 de abril de 2016

Reecorramos juntas Filipenses

Comienza abril y con este mes tenemos una nueva oportunidad de seguir alimentándonos de la maravillosa Palabra de Dios, y hoy comenzamos una breve serie sobre el libro de Filipenses, un mimo del Señor.



Comenzamos!

Filipenses 1

Con cadenas alrededor de sus muñecas y grilletes en los tobillos, Pablo escribió a la iglesia de Filipos desde una celda fría, oscura y sin ventilación en una prisión romana, un ambiente poco atractivo para nosotras, creo que un ambiente lleno de luz, de aire fresco y preciosa vista seria el inspirador ideal para escribir algo tan hermoso como esta carta, pero no es así.

Pablo tiene una relación muy estrecha con la Iglesia de Filipos, pues esta Iglesia le había ayudado económicamente y apoyado su ministerio, por ello esta es una carta también de agradecimiento y es la epístola más personal de Pablo, con relación a una Iglesia, y vamos a conocerla de a poco, no vamos a ir de prisa, sino que disfrutaremos en lo posible este caminar juntas. 

Pablo escribió su carta conociendo a la Iglesia a quien saluda en el primer capítulo, su carta está llena del amor que Jesús depósito en él, incluso dentro de la prisión el sentía su amor que lo sostenía, no se quejaba de estar allí, ni esa circunstancia lo paralizó.

Y una de las cosas que me gusta es ver a Pablo activo en la obra de Dios, y preocupado por otros aun desde la prisión, pues lo vemos orando fervientemente por la iglesia de Filipos y sus oraciones estaban llenas de amor y los mejores deseos para ellos, fíjate conmigo lo que dicen los vr 4 al 11 me encanta leer estas palabras, esta oración llena de amor, y este sentimiento de afecto profundo hacia ellos.

El amor con el que Pablo escribe está profundamente arraigado por su amor por Jesús, el conocía  el amor ágape, el amor inagotable de Cristo, y este tipo de amor no se puede explicar humanamente hablando, este es un amor total, abnegado, dador, que ni demanda ni necesita ser correspondido por la otra persona, es un amor desinteresado, es dar sin esperar recibir nada a cambio, es incondicional.

Cuando tú y yo conocemos al Salvador y su profundo amor, nuestra vida cambia y rebosa de gratitud y amor, y eso era lo que Pablo sentía por ellos, aunque Pablo estaba en la cárcel, tenía una gran necesidad de seguir compartiendo el evangelio, a través del mundo.

Él oró para que la iglesia creciera más y más profundamente en el amor y el conocimiento de Cristo, y cuando eso pasa, no podemos callar ese mensaje que transforma nuestra vida, ese mensaje que cambio nuestro rumbo, ese mensaje que da vida eterna, por eso el oraba así.

Hoy veamos juntas algo de este pasaje y el miércoles continuaremos.

  •          La oración es poderosa, y eso me encanta porque aunque Pablo no podía viajar y no podía predicar públicamente mientras se encontraba en prisión, aún podía orar y eso nos alienta hacerlo nosotras, tal vez no puedes ir a predicarle a otros, tal vez tu salud no te lo permite, tal vez no te atreves por temor a no saber responder algunas preguntas, pero puedes orar con vigor, con fervor, con audacia y con confianza. 1 Tesalonicenses 5:17 nos dice que debemos "orar sin cesar". Santiago 5: 13-17. Nos revela el poder de la oración para sanar y cumplir la voluntad de Dios. La oración es un arma, un privilegio y un regalo precioso de Dios Incluso en momentos en que nos sentimos como si estuviéramos en la "prisión "a través de las dificultades, o el sufrimiento. Podemos orar sabiendo que Dios nos oye, Él es honrado por la oración y Él nos responde, nunca lo dudes.

Los grilletes imaginables que a veces tenemos en nuestra mente no significan que Él esta distante o nos hace inmóviles para orar, al contrario muchas veces esos grilletes nos hacen acercarnos más a Él y aferrarnos con más fuerza a Jesús.

Pablo no se queja de su sufrimiento, se regocijó en él porque entendía que a través del sufrimiento iba a conocer a Cristo más profundamente, y  eso mi amada era su mayor alegría.

Nosotras, también, podemos conocer el mismo tipo de alegría a través de la circunstancia que vivamos.

CONTINUAREMOS...

Compartiré contigo un breve material que podrás imprimir para llenar a la par de nuestro breve recorrido a través de este bello capítulo, es un material que te será útil para una reunión de Damas o de estudio personal, eso te permitirá estudiarlo un poco más, espero te sea de bendición,  solo pincha aquí 







7 comentarios:

  1. Gracias por visitarme, sigamos recorriendo juntas este capítulo tan interesante, una brazo lleno de amor y gratitud.
    Dios te bendiga.
    Olimar

    ResponderEliminar
  2. Graciasssssss tesoro ☺ por compartir este precioso estudio, que DIOS te bendiga muchísimo ❤ Oli

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amén, gracias por leerme, y venir a visitarme, espero que Dios nos hable a través de este breve recorrido por Filipenses.
      Un beso para ti
      Olimar

      Eliminar
  3. Gracias Oli, por animarnos a estudiar tan alentadora epistola.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Oli, por animarnos a estudiar tan alentadora epistola; Que El Señor te siga utilizando.

    ResponderEliminar