miércoles, 27 de abril de 2016

Filipenses 2:19-30


Cuando conocemos a Jesús como nuestro salvador, nuestra vida cambia por completo somos hechas nuevas criaturas y eso debería también ser mostrado en el buen ánimo que tenemos pero en especial porque somos unas animadoras extraordinarias algo así como las “cheerleaders” de los juegos deportivos de nuestros hijos en la secundaria o la universidad, estas jovencitas hermosas están entrenadas para ser de ánimo, y aliento a su equipo, son efusivas en su deber de animar a su equipo aún cuando estén camino a la derrota, están allí llenas de entusiasmo y alegría diciéndoles que si se puede, una palabra de ánimo puede traer calma a un corazón que está atravesando un caos en su vida, y algo así deberíamos de ser nosotras.

En estos pasajes vemos algunos ejemplos extraordinarios que me desafían a seguir, porque son ejemplo de quienes trabajan diligentemente en la obra de Dios, ellos son Timoteo y Epafrodito, dos hombres temerosos de Dios.

Timoteo cuyo nombre significa “amado de Dios”.
Pablo quería enviarlo a Filipos para tener noticias de los miembros de aquella iglesia y de esa manera confortarse, estar de buen ánimo al saber de ellos, Timoteo era el único que compartía lo que sentía su alma por los filipenses el mostraba amor genuino y  se preocupaba y se afanaba tanto por ello, Pablo dice que todos andamos en pos de nuestros propios intereses cosa muy real y vigente en esta época aun en algunos que sirven a Dios, pero se encarga Pablo de aclararnos que Timoteo no era así v.21
Timoteo era conocido en la Iglesia por su confiabilidad, yo soy una mujer desconfiada, he visto tantos malos ejemplos que no siempre confió en las personas, pero este hombre, había mostrado con su vida y respaldado lo que era un hombre íntegro y ese es un ejemplo a seguir, todos sabían que su trato para con Pablo era como de un hijo para con un padre y había sido su compañero de milicia, v.22, 2Tim. 1:2; 1Cor. 4:17; 16:10

Otro hombre de ejemplo es Epafrodito vs. 25-30 su nombre significa “devoto”.  "hermoso, fascinante, encantador, amigable". Por un asunto íntimo y personal tuvo que enviar a Epafrodito antes que a Timoteo.  Pablo describe a Epafrodito como alguien muy cercano, alguien que ha trabajado juntamente con él y un militar del servicio cristiano un gran colaborador, un compañero de milicia imagínate un compañero en medio del peligro de la lucha constante, un hombre realmente confiable, un mensajero y aun cuando no ejercía en la iglesia un título a manera personal en el liderazgo lo era sin título y muchas veces son esos los ejemplos que más me impactan, aquellos que sirven sin que los manden, o sin que esa sea la razón por la que está allí sustentados  o elegidos, yo tengo la bendición de conocer algunas personas así que no sirven por un título puesto, sino que sirven solo por amor a aquel quien los amo primero.
   
La razón por la cual Pablo tuvo que enviarlo primero que Timoteo fue que Epafrodito tenía un deseo y anhelo intenso de ver a los filipenses. Además, se angustió, se afligió y entristeció de manera profunda al saber que los hermanos de Filipos se habían enterado de que él había enfermado, y tenía un profundo deseo de calmar su preocupaciones v.26 y de verdad Epafrodito estuvo a punto de morir pero la misericordia de Dios le permitió vivir y también para que Pablo no tuviera dolor sobre dolor, v.27 .  Por ello Pablo le envió rápidamente para que de esa manera los filipenses tuvieran gozo y Pablo menos tristeza. Pablo sentía el dolor que los filipenses sentían por la salud de Epafrodito, v.28 y esto es evidencia de un mismo sentir, un mismo amor los unos por los otros, un amor genuino y sincero, sin egoísmos sin envidias sin rivalidad, yo culminaría diciendo un amor real.

Pablo pide que lo reciban de regreso en el Señor con todo gozo y deleite.  También pide que lo tengan como alguien apreciado, muy querido, valioso y precioso y a todos los que son como él. v.29 que bonito que alguien te amé así, te valore así, que vea a Cristo a través de ti, ese es el ejemplo que podemos ver en esta parte final del capítulo 2.

Amadas no hemos sido creadas para vivir solas y hacer la obra de Dios solas, podemos apoyarnos en personas como estos dos ejemplos, hoy oremos que Dios ponga personas así a nuestro lado, que amen a Cristo y sean genuinos, confiables, íntegros y esforzados para la obra, no te deslumbres por títulos que no son respaldados por vidas integras, no mires jamás al hombre mira a Cristo siempre  y busca honrarlo con tu vida, siendo de ejemplo de ánimo de aliento a otros siendo participe del avance del evangelio que tu conducta como hija de Dios hable sin palabras.





   

No hay comentarios:

Publicar un comentario