martes, 19 de abril de 2016

Confiar en Dios cuando la situación es difícil





Sé que muchas estamos pasando situaciones difíciles,mi corazón esta quebrantado por el terremoto de Ecuador, el sufrimiento de tantos millones de personas, vemos las noticias y casi todos los países están en crisis de diferentes índoles, terremotos, inundaciones, escasez,  problemas económicos, políticos, sociales, de violencia, de guerras hay gran necesidad, y también sé que eso nos causa un stress enorme, un sentimiento de angustia y en ocasiones nos agota y enferma.

En Venezuela estamos sin alimentos suficientes para todos los habitantes del país, no es fácil y en ocasiones es desesperante, la semana pasada en mi día de compras programadas por el gobierno, regrese a mi casa sin comprar nada, porque no alcancé y en otro supermercado no llegó nada, pero me dije

¿Por qué debería preocuparme por la comida cuando Dios es plenamente capaz de proveer para nosotros? y hasta ahora Él ha sido fiel y nos ha provisto.

Me gusta recordar y me hace muchísimo bien en este tiempo el ejemplo que Dios nos dejó cuando preparó comida en medio del desierto, y preparó un banquete en presencia de nuestros enemigos, Salmos 23:5 dice:

 “dispones ante mí un banquete en presencia de mis enemigos. 
Has ungido con perfume mi cabeza; has llenado mi copa a rebosar”

O como lo hizo con Elías, 1 Reyes 17:4-6 dice:

“Beberás del arroyo; y yo he mandado a los cuervos que te den allí de comer. 
Y él fue e hizo conforme a la palabra de Jehová; pues se fue y vivió junto al arroyo de Querit,
 que está frente al Jordán.Y los cuervos le traían pan y carne por la mañana,
 y pan y carne por la tarde; y bebía del arroyo”

Y recuerdas el caso de la viuda y su hijo en una situación extrema Dios puede darnos alimentos aun cuando se haya agotado nuestra despensa 1 Reyes 17:10-16 dice:

Y la harina de la tinaja no escaseó, ni el aceite de la vasija menguó,
 conforme a la palabra que Jehová había dicho por Elías”

Pero cuando leemos Mateo 6:25.34 descubrimos por lo menos 6 motivos para No preocuparnos, y me encanta porque soy humana y me preocupo, me frustro muchas veces me agotan las circunstancias difíciles de mi país, pero que bien me hace recordar esto, me fortalece, me anima, me hace retomar mi confianza en Dios en su provisión para nosotros, para todas nosotras.

Dios se ocupa, de cada uno de los detalles de nuestra vida, nos ama, nos cuida, nos provee, y muchas veces nos deja pasar por esta situaciones para ver de que esta hecho nuestro corazón.

1-    Somos VALIOSAS para Dios, vr 26
2-    Nuestra situación está bajo el control de Dios y no nuestro vr 27
3-    Dios cuida de mí y de ti vrs 28-30
4-    Dios conoce toda nuestra necesidad vrs 31-32
5-    Nuestra mente e interés debe centrarse en Dios vr 33
6-    Débenos aprender a vivir un día a la vez y confiar en Él vr 34

Así que mi amada, cuando la vida se nos complica, tu y yo tenemos que tomar una decisión, elegimos angustiarnos y amargarnos por lo que no podemos solucionar o miramos a lo alto, buscando a Dios para poder tener paz.

No perdamos tiempo y energía en angustias y problemas que no podemos resolver, oremos y descansemos en Dios porque a Él no le es indiferente y solo Él tiene el poder para resolverlo y lo hará.

Mateo 6: 25-34
El afán y la ansiedad
25 Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?
26 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?
27 ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo?
28 Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan;
29 pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos.
30 Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?
31 No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?
32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.
33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.
34 Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.






No hay comentarios:

Publicar un comentario