miércoles, 2 de marzo de 2016

Pequeños pasos


Este es un tiempo de muchos conflictos, en todos los corazones.

En todas partes, vemos las noticias y son terribles, vemos el Internet y siguen siendo terribles las noticias no hay mucha esperanza, ni alegrías, ni satisfacciones.

Vemos corazones rotos sin fe y sin esperanza, entonces es difícil ver gente que tenga su confianza en Dios, algunos porque no le conocen aun, otros porque no tienen fe.

¿Y cuál es el problema de la gente? bueno es eso que dejan de ver a Dios y su Palabra, y no son obedientes ni disfrutan de sus promesas.

Dios considera importante cada una de sus instrucciones, y promete premiar cada acto de obediencia, no importa su tamaño, porque una fe grande comienza con pasos pequeños.

De manera que, cuando nos desafíe una circunstancia más difícil, un firme sentimiento de certidumbre nos permitirá confiar y obedecer al Señor.

Abraham obedeció a Dios durante toda su vida, y es un ejemplo para nosotras.

  • Por orden del Señor, dejó su tierra Génesis 1:1-4
  • Su obediencia no se demoró Génesis 12: 1,4 
  • Fue circuncidado Génesis 17:10, 26
  • Engendró a Isaac cuando él y su esposa eran ancianos Génesis 21:1-3 
  • Y despidió a su hijo Ismael Génesis 9:14
  • En el momento que se le pidió que ofreciera a Isaac como sacrificio, ya sabía que Dios cumpliría sus promesas.


Las experiencias del pasado le habían enseñado a confiar en el Señor, por ello mi amada lectora, nunca olvides que cada pequeño paso de obediencia fortalece nuestra fe y nuestra confianza en Dios. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario