lunes, 7 de septiembre de 2015

Como hija de luz




Me gusta este versículo.

 Efesios 5:8
 Porque ustedes antes eran oscuridad, pero ahora son luz en el Señor. Vivan como hijos de luz

Me gusta porque es muy significativo, me hace recordar lo que antes yo era, y más aún me hace recordar que a Jesús no le importó quien era yo, ni lo que hacía o no hacía, Él me alcanzó, me rescató de esa oscuridad donde estaba,  la luz del Evangelio expone los lugares más oscuros de nuestro corazón y nos hace ver lo que Él hizo en nuestras vidas, ahora soy luz.

Sé que muchas veces traes a tu mente tu pasado, y eso te hace sentir mal y avergonzada, hablo con muchas mujeres que aún no se han perdonado a sí mismas sus pecados pasados y no disfrutan de la luz que ahora son, Pablo hace un gran contraste entre la vida anterior y la vida posterior de un creyente en Cristo,  y es por ello que hoy quiero recordarles que Jesús les amó, les perdonó y ahora son luz, y como hijas de luz deben andar, recordando que las tinieblas no tendrá lugar en la luz, la luz de Cristo anula las tinieblas, memoriza este versículo y disfruta de la luz de Cristo y vive como hija de Luz.

Desde el momento que el Señor, la luz del mundo, entró a nuestra vida, también somos como pequeñas lumbreras.

Recuerda lo que nos dice este otro versículo.

 Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Mateo 5:14. Por lo tanto, andad como hijos de luz.

Ahora mis amadas, vivamos como lo que somos “Hijas de Luz” andemos como tal, disfrutemos de su luz, y que la justicia, el amor,  la santidad, el perdón y la misericordia  caractericen nuestras vidas, que nuestras  palabras y todos nuestros hechos reflejen la luz de Cristo.


Recordando hoy y cada día que debo vivir "como hija de Luz"






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada