miércoles, 29 de abril de 2015

Esperanza!


Me encanta esta palabra, Esperanza! Que viene a tu mente cuando la dices o cuando escuchas esa palabra, bueno no sé lo que piensas,  pero te voy a decir lo que viene a mi mente, viene optimismo a mi corazón, viene una certeza de bienestar de gozo, de confianza, espero que tú también sientas los mismo.


En el difícil mundo en el que nos tocó vivir, cuando vemos que tantos sufren que abundan los problemas y las dificultades,  es hermoso albergar una esperanza en nuestra vida,  por ello nunca la pierdas, nunca, nunca…nunca!

Hablar de la esperanza es hablar del futuro, es hablar de los sueños, anhelos que nos gustaría ver realizados en nuestra vida, pero hay una mayor esperanza la que tenemos los hijos de Dios.

Una hija de Dios debe cultivar la esperanza en su vida, de manera diaria tomar una dosis bien grande de esperanza, porque el mundo está tan complicado que con mucha facilidad podemos perderla.

No te ha pasado que hablas con personas que perdieron toda esperanza, que no tienen ningún motivo de alegría en su vida, y eso te afecta, te hace daño, porque te produce dolor, lastimosamente muchos viven lamentándose por muchas cosas y olvidando que hay un Dios de esperanza, y en ocasiones siendo hijas de Dios también nos olvidamos, por ello recuerda que:



-          No pierdas el enfoque de tu vida, recuerda a dónde vas, cuál es tu futuro. Pro 14:32

-          Se integra y fiel en toda tu manera de vivir. Salmos 101:2

-          Cultiva tu fe, Santiago nos recuerda que la fe sin obras es muerta. Tienes que moverte en dirección hacia lo que quieres alcanzar. Cada día debes avanzar, no te detengas en la búsqueda, toca puertas y espera. Santiago 2:18

-          Invierte tiempo en tu vida de oración, pasa tiempo con Dios, hablándole, contándole tus sueños, anhelos, y  alabándole. Salmos 142:5

-          Oye la voz de Dios, lee su Palabra maravillosa, y obedécele. Proverbios 26:12

-          Recordemos hoy que los problemas de esta humanidad, solo Dios puede resolverlos, estemos "Aguardando esa la esperanza bienaventurada y la manifestación de la gloria de nuestro gran Dios y Salvador Jesús " Tito 2:13

Ya que tenemos esa esperanza, podemos ser optimistas incluso en la tristeza cada vez mayor de esta tierra que sufre por muchas razones...



¡Sigamos mirando hacia arriba, porque es allí donde radica  nuestra Esperanza!


















No hay comentarios:

Publicar un comentario