domingo, 8 de febrero de 2015

8/28 Maneras Bíblicas de mostrar el amor de Dios



La verdad no nos hace libres para pecar, sino libres del pecado.
Cuando Pablo enseñó acerca de la gracia algunos querían creer que esto significaba libertad de toda ley y, por eso, que podían perseverar en el pecadoLos evangélicos enfatizan mucho que no es­tamos bajo ley sino bajo gracia, y para ellos esto significa que no estamos bajo ninguna ley.
¿De qué somos libres? Libres de la culpa del pecado, Hechos 2:38; libres del dominio del pecado, es decir, libres de la esclavitud a los vicios, la esclavitud de las pasiones carnales, la esclavitud del materialismo o del placer, etc., Romanos 6:12; libres del temor (terror) del juicio, 1 Juan. 4:18.
Pero no quedamos libres para hacer lo que quisiéramos hacer, porque eso sería convertir la libertad en libertinaje.


"Como libres, pero no como los que tienen la libertad como pre­texto para hacer lo malo, sino como siervos de Dios.











No hay comentarios:

Publicar un comentario