miércoles, 14 de enero de 2015

Bella mujer






La belleza es un tema que a todas las mujeres nos interesa, oh si no me digas lo contrario porque soy mujer, sé que algunas invierten mucho más tiempo en enriquecer esa belleza externa, por algo el mercado que más vende es precisamente el mercado de belleza femenina.

 Hoy en día ese mercado proporciona una solución para todo,  siii para todo es increíble lo que son capaces de hacer para vender, y en realidad las mujeres no necesitamos muchos argumentos científicos para convencernos rápidamente que ese gel, esa crema es efectiva para quitarnos 20 años de encima jajaja somos crédulas y nos dejamos convencer rápidamente y caemos en la trampa, y ni hablar de la ropa y los zapatos, las carteras y accesorios uff el tema preferido de todas las mujeres.

Hablar de belleza femenina es un tema largoooo de charlar y muy entretenido por eso vamos a lo largo de varios miércoles hablar sobre una  “ Bella Mujer” adivina quién es ella? Vamos adivina…. Eres tú siiii tú y yo vamos hablar de nosotras, de todos los tips y secretos para ser una “Bella Mujer”   

Hoy comenzamos esta serie con todos los tips para tener una Belleza interior, vamos! no te desanimes pensando que es mejor la belleza externa, primero vamos a enfocarnos sobre la belleza que realmente es importante, leamos


1 Pedro 3:3.4 (NVI)
“Que la belleza de ustedes no sea la externa, que consiste en adornos tales como peinados ostentosos, joyas de oro y vestidos lujosos.  Que su belleza sea más bien la incorruptible, la que procede de lo íntimo del corazón y consiste en un espíritu suave y apacible. Ésta sí que tiene mucho valor delante de Dios.”


Me encanta esta versión fíjate bien lo que dice Pedro, él se mete directamente en el tema de hoy, fíjate conmigo él dice:


Que no debemos abocarnos tanto en lo externo y el hace mención de todo lo que nos encanta, habla de los peinados, uff cuanto tiempo invertimos en el cuidado de nuestro cabello? Y cuánto dinero gastamos en montones de productos especiales para nuestro tipo de cabello?

Luego Pedro habla de las joyas, uff otro tema que nos encanta, cuantas joyas tenemos? Tal vez no de tanto valor económico, pero tenemos montones de alhajas de todo tipo colores y materiales para cada ocasión.

Y luego sigue Pedro con los vestidos, ufff cuanta ropa tenemos y siempre estamos inconformes, decimos NO tengo que ponerme, y en nuestro closets ya no le cabe nada más, y a la  menor oportunidad, salimos a comprar algo más porque lo necesitaba cuando la realidad es que podríamos vestirnos sin inconvenientes un mes seguido sin repetir muchas prendas, vamos reconócelo es así.

Pero luego el vr 4 Pedro dice algo más interesante, a lo que realmente debemos prestarle más atención, fíjate conmigo lo que dice.

Que nuestra belleza más bien sea la incorruptible, ósea una belleza inigualable, la que no se corrompe, no envejece, no se arruga no se daña con el tiempo, no pasa de moda, es esa belleza en la que realmente debemos invertir nuestro  tiempo y energía la belleza que procede de lo más íntimo de nuestro corazón, luego sigue diciendo:   que esa belleza consiste en un espíritu afable y apacible y que significa eso de afable es algo adecuado, equitativo, justo, moderado, paciente mas no insistente,  y cuando habla de apacible, mira lo que significa, paz, serenidad, reposado, sereno, sosegado, reposadamente. Entonces es en estas dos palabras donde debe estar primero centrada nuestra belleza interna, Pedro no está prohibiendo todo adorno, simplemente quiere poner esas cosas en el trasfondo y sacar al frente el carácter bello, dulce y suave de la mujer, que sea eso lo que primero vean las personas.

 Lo que trae la atención debe ser el carácter interno de la mujer en vez de sus adornos, me encantó recordar todo esto porque realmente la belleza externa es temporal, pero la belleza interna es eterna.

 La primera es atractiva al mundo; la otra es la que realmente le es atractiva a Dios y es aquí donde terminamos pensando en lo que realmente es importante, agradar a Dios, dice Pedro que esa belleza es de alta estima, de muchísimo valor para Dios, y es ese espíritu esa belleza en la que debemos hoy invertir más tiempo, que al amanecer cada día nuestra oración sea…


Señor ayúdame a vestirme hoy de tu belleza y comprobar en cada acción en cada palabra en cada pensamiento y actitud lo que es agradable a ti, que hoy tu Señor puedas verme como una “bella mujer”







No hay comentarios:

Publicar un comentario