lunes, 28 de julio de 2014

No puedo evitar el dolor, pero si puedo evitar el sufrimiento.






No puedo evitar el dolor, pero si puedo evitar el sufrimiento.

Jesús  mismo experimento dolor, pero Él no dejo que ese dolor le afectara, él no se deprimió, no se amargó no se vengó,  no hizo daño ni  mucho menos se auto-compadeció diciendo pobre de mí, Él siguió adelante, sé que todos pasamos por momentos difíciles, ufff algunos más de lo que nos podíamos imaginar, tiempos en los que hay que llorar siiii llorar,  pero descansar en el único que tiene el poder para ayudar, para solventar, para restaurar, para consolar, y socorrernos y este es el tiempo en que Él obra de manera dulce y especial en la vida.


Paul Washer dijo: “Todos necesitamos días difíciles para aumentar nuestra dependencia de Dios y aprender que su gracia es suficiente” 


Si esta prueba me ayuda a aumentar mi dependencia de Dios, pues bienvenida sea, Romanos 8:28 dice

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.


TODAS las COSAS y el dolor es parte de ellas porque es parte  de la vida.
Las personas sentimos dolor físico, dolor emocional, dolor espiritual, yo no puedo estar exenta de sentirlo.

 Cuando tenemos dolor, muchas veces se nos hace insoportable y creemos que jamás saldremos de esa situación, pero el dolor también nos coloca frente a la posibilidad de aprender lo que jamás sería igual de otro modo, viene a mi mente.


Salmos 18:6
 En mi angustia invoqué a Jehová, Y clamé a mi Dios. El oyó mi voz desde su templo, Y mi clamor llegó delante de él, a sus oídos.


Que hermosas palabras, yo CLAMÉ a MI DIOS, y ÉL me OYÓ…experimentar el dolor no lo puedo evitar pero si puedo evitar sumergirme en el sufrimiento, Dios obrará de eso estoy segura, El conoce mi dolor, y el tuyo,  Él conoce mi clamor y el tuyo también, y Él nos dará la salida y la victoria, sea cual sea la circunstancia por la que pasemos  Él es fiel,  porque su gracia es suficiente.



Salmos 31:7

Me gozaré y alegraré en tu misericordia, Porque has visto mi aflicción; Has conocido mi alma en las angustias..











No hay comentarios:

Publicar un comentario