lunes, 10 de octubre de 2016

Voluntades



Que se haga Tú voluntad, una frase que solemos decir, y oír con alta frecuencia, o quiero hacer la voluntad de Dios, pero realmente es ese el deseo de nuestro ¿corazón?, cuantos sueños, deseos, y anhelos hay en nuestra vida, tal vez egoístas, tal vez vanidosos o simplemente efímeros muy lejanos a la voluntad de Dios.

Alguien dijo que " la voluntad de Dios es lo que nosotras elegiríamos si supiéramos lo que Dios sabe"

Dios siempre quiere lo mejor para nosotros, su voluntad es agradable y perfecta, Él tiene planes hermosos, plenos para nosotras, pero muchas veces nuestro deseo va encontrar de lo que Él quiere para mí, me gustaría que pudiéramos decir como el Salmista.

Enséñame hacer tú voluntad,...
Salmo 143:10

Nos cuesta tomar decisiones en la voluntad de Dios, no queremos esperar que  Él nos confirme si es su voluntad, o simplemente deseamos arreglar las cosas a nuestra conveniencia y deseo, olvidando muchas veces que:

-Él es suficiente.
-Sus promesas son verdaderas.
-Él mantiene Sus promesas.
-Él conoce nuestras necesidades.
-Él se preocupa.
-Él es fiel.
-Él quiere lo mejor para mí.


Nada ni nadie más que Jesús puede satisfacer las necesidades y anhelos más profundos de nuestros corazones y esto va para todas nosotras en cualquier etapa de la vida, hacer su voluntad traerá paz, a nuestra alma, nos dará seguridad de no errar el camino, hoy oremos  diciendo como el Salmista.








No hay comentarios:

Publicar un comentario