lunes, 18 de julio de 2016

Necesito una esperanza duradera, permanente como una roca fuerte



Necesito una esperanza duradera, permanente como una roca fuerte, estas son las palabras de David en uno de los Salmos y hoy de manera especial la tomo para mí.

Cuán difícil tiempos estamos viviendo en mi país, realmente me duele el corazón, me aflige de manera especial el dolor de mi prójimo, y mi dificultad para encontrar alimentos me tiene agotada, física y emocionalmente.

Jesús es la Roca, mi roca fuerte y es allí donde quiero refugiarme.

Cada día debo recordar que Su gracia tiene la ventaja sobre todas y cada una de nuestras circunstancias, si de las mías, de las tuyas, y sobre el mayor problema de nuestra existencia nuestro pecado!

La promesa de su ayuda, de su presencia y su fuerza de es más segura que cualquier consuelo transitorio, y eso es algo que debo tener presente para no desmayar.

Nuestra fe en Cristo la podemos comparar con un águila volando alto en el cielo, la fe mira hacia arriba para ver a Cristo en su trono celestial, y la fe explora desde lo alto la tierra para ver a Jesús reinando sobre todas las cosas para su Gloria y para nuestro bien.

Cuando tú sientas que "ya no puedes seguir con esto," entonces digamos!

Llévame a la roca que es más alta que yo,
 Porque tú has sido mi refugio,






No hay comentarios:

Publicar un comentario