lunes, 2 de noviembre de 2015

Libertad en el fracaso





Nadie quiere fracasar, da miedo y pánico nada más pensar en eso,  pero en ocasiones pasamos momentos de fracaso, y el fracaso es una falta de éxito en algo pero NO significa una derrota.

 Tal vez hoy estás viviendo una circunstancia difícil y especial, tal vez tienes serios problemas en tu matrimonio, con tus hijos, en tu entorno laboral, o tu hogar no es lo que debería ser, o simplemente no estas teniendo resultados en tu negocio o estudios, no lo sé pero Dio si lo sabe todo.

El fracaso trae miedo, y ese miedo evidentemente no viene de Dios, recuerda lo que dice

2 Timoteo 1:7
Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

Y mira 

Proverbios 24:16
Porque siete veces cae el justo, y vuelve a levantarse...

Maravillosos  versículos,  porque nos hace entender que fracasar no significa que no alcancé la meta, la meta está allí y volveré a intentarlo, no sola, voy con Jesús tomada de su mano, cada fracaso es una nueva oportunidad para intentarlo, es un nuevo reto.

Qué No te de vergüenza intentar y fracasar porque quien nunca fracaso es porque nunca lo ha intentado,   cuando vamos tomadas de la mano de Jesús podemos lograr grandes cosas.

Muchas veces no tenemos el éxito porque simplemente nos olvidamos de incluir al Señor en nuestros planes, y es allí cuando dejamos a un lado su consejo y su guía y todo se enreda y complica, si tienes problemas en tu matrimonio, incluye a Jesús en el, búscale y fíjate detenidamente en su consejo bíblico para ti como esposa, si tienes problemas con tus hijos, incluye a Jesús en tu trato hacia ellos, muéstrales con amor la verdad de su Palabra, si tienes problemas en tu trabajo o estudios ponlos en las manos de Dios y se tu una luz en medio de esa oscuridad, no hay lugar donde Jesús no pueda estar, no hay problema que él no pueda solucionar, no hay fracaso en Él.

A partir de ahora, quiero invitarte a aprender realmente lo que significa caminar por el Espíritu, tenerle presente en todo momento.

 Sé que donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad. Y sé por experiencia que donde se encuentra la libertad, hay esperanza y hay alegría.

Yo soy libre de vivir una vida sin miedo, porque sé la verdad y la esperanza y la alegría que se encuentra al otro lado del fracaso, gracias a Jesús.

2 Corintios 3:17
 Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.


Con amor y gratitud

Olimar




No hay comentarios:

Publicar un comentario