lunes, 14 de marzo de 2016

El camino de regreso a Dios, comienza con un corazón quebrantado.



Me gusta la tecnología, que cosas más lindas podemos llegar hacer con ella, tarjetas, presentaciones, artesanías etc, wow cuantos lugares podemos conocer a través de ella, y tener acceso a tanta información, conocer ciudades, museos, parques, montañas etc., aprendes tantas cosas, cuantos tutoriales podemos ver, videos, música, paso a paso de todo lo que te interesa hacer, pero cuanto miedo da cuando no conocemos la computadora, o los novedosos aparatos digitales y equipos de alta tecnología que están diseñados para ayudarnos en tantas cosas, y cuando comenzamos a conocerlos, nos da miedo dañarlos, o hacemos cosas que sencillamente deseamos borrar, porque se ve mal, no me gustó, o simplemente no quiero hacer eso ya, y es tan fácil borrar y listo, comenzar de nuevo.

Muchas veces desearíamos tener esa facilidad cuando nos equivocamos, decir lo borro y listo, no me gustó, lo elimino y ya, no pasa nada verdad, pero no es tan fácil en la vida real, en nuestra vida, no está ese comando de tecnología, muchas veces nos equivocamos así tal cual pasó con Pedro, lo recuerdas, después del arresto de Jesús, Pedro, uno de sus amados discípulos, y ¿que hizo el?, lo negó tres veces.

Mucha veces imagino esa escena, y lo fuerte que pudo haber sido para Pedro eso, dice que, «vuelto el Señor», simplemente se dio vuelta y «miró a Pedro», puedes imaginar los ojos de quien te ama con todo el corazón y tú le negaste? Ufff luego dice «saliendo fuera, lloró amargamente» Lucas 22:61-62

Lo más probable es que esas fueran lágrimas de vergüenza y arrepentimiento, lágrimas de dolor profundo, me imagino que dijo trágame tierraaaa ¿porque hice esto?, ¿porque? Cuanto dolor en ese corazón

Sin duda, habrá deseado poder deshacer sus acciones, borrar y hacerlo de nuevo como la tecnología que hablaba, retroceder el tiempo, pero nada de eso se podía hacer ya, y así somos nosotras también, pero es hermoso ver que Pedro no quedó abandonado en la angustia y esa es la manifestación de la hermosa, y única misericordia de Dios mostrada a este hombre y que nos enseña tanto.

Fíjate que después de su resurrección, Jesús restauró a Pedro y le dio la oportunidad de reafirmar su amor Juan 21:15-17

Por ello mi amada, cuando llores por el pecado en tu vida, recuerda que Dios ha provisto un método de restauración, para tu alma herida y triste.

Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.
1 Juan 1:9

Y comencemos de nuevo, en victoria con el perdón de nuestro Salvador.
























No hay comentarios:

Publicar un comentario